Estar bien

Yo trabajaba y estudiaba en Santiago, vivía en Providencia, pero nunca le dije “Provi”, me enorgullezco de eso. Usaba la micro y el metro, llegaba a la sala de redacción y ahí me quedaba hasta la medianoche, a veces hasta más tarde. En una época, mis compañeros empezaron a sufrir crisis nerviosas y estrés, fue… Seguir leyendo Estar bien

Los camiones

Los camiones suben ruidosos a la montaña; temprano, cerca de las seis de la mañana. En eso son puntuales, aunque no es inconveniente porque para ese momento el pueblo ya está en pie hace rato. Ascienden ordenados en fila, uno detrás del otro, vienen marchando desde la fábrica de Cementos Bío Bío, al otro lado… Seguir leyendo Los camiones

Yoga y música

Tengo un nuevo amigo, un amigo de cuarentena. No es como los otros que he hecho en el último tiempo, no tengo que buscarlo en redes sociales ni enviarle una invitación para charlar por streaming. Existe en carne y hueso. Me viene a ver, de hecho, todos los lunes en el pequeño camión en el… Seguir leyendo Yoga y música

El palto y la peste

En el patio de mi vecina hay un palto, según ella tiene más de doscientos años. Es un árbol enorme, que impone su presencia desde lejos. Ella dice que en el último tiempo el palto le ha dado cien kilos de paltas, los cuales ha vendido. Mira a sus perros y les dice: ustedes comen… Seguir leyendo El palto y la peste

Hablar con gente

Ahora hablo más por teléfono. Prefiero llamar a una persona en lugar de escribirle por Whatsapp, Messenger o Instagram y tener que esperar una eventual respuesta. Qué lata. Probablemente estoy más ansioso que antes, echémosle la culpa al encierro. Mandar un mensaje por alguna de las aplicaciones de mensajería es tan común que ya casi… Seguir leyendo Hablar con gente

Ropa para andar en la casa

Yo debería estar preocupado de cuestiones realmente fundamentales, cruciales para el futuro de la humanidad. Debería tener reflexiones en torno a la pandemia y en qué va a pasar con todos nosotros. Pero en lugar de eso, me invaden pensamientos insignificantes que a veces me avergüenzan; es como si a medida que avanza el confinamiento… Seguir leyendo Ropa para andar en la casa

La lista

Yo encendí la tele y ya iban 37 muertos. Me acordé de la época de colegio, en mi curso también éramos 37 y siempre me pareció que era un número demasiado alto, sobre todo cuando nos interrogaban y yo me quedaba tranquilo porque era uno de los últimos de la lista. Imagino esa cifra: 37,… Seguir leyendo La lista


Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.